Reinventar la artesanía

Hace poco leí la noticia de que un inventor español había conseguido fabricar una bombilla «eterna». Esto, que puede parecer un pequeño paso para el hombre…, como dijera aquel, no está exento de una intriga que parece salida de una antigua película en blanco y negro del año 1951, protagonizada por Alec Guinness y dirigida por Alexander Mackendrick. En ella, el inventor de una tela que nunca se mancha y nunca se desgasta, o taza, que dicen en mi pueblo, se enfrenta tanto a la industria fabricante como a los sindicatos en una estrambótica lucha por intentar sacar su fibra al mercado para no hablar de la lucha por su propia supervivencia. No entraré a analizar el trasfondo ideológico de la cinta, pero la similitud con la situación real es tal que da que pensar.

 

Image
Daniel Michalik, 3/1 Chairs, 2011.
Corcho reciclado, madera contrachapada certificada por el FSC y pintura baja en COV.82,29 x 51,81 x 60,96 cm cada una.
Foto: Daniel Michalik

 

¿A qué viene todo esto?, os preguntaréis. Pues resulta que en el Smithsonian American Art Museum recientemente tuvo lugar una exposición que buscaba poner de manifiesto la sostenibilidad en el mundo del arte, lo que significa vivir de manera diferente en la sociedad moderna y el retorno a la valoración de lo hecho a mano. En ella se dieron cita 40 artistas que investigaban la noción de la artesanía con materiales tan diversos como la cerámica,el metal, el cristal, la piedra, y en ámbitos tan variados como la escultura, el diseño industrial, las instalaciones artísticas, el diseño de moda, la fabricación sostenible y las matemáticas. El objetivo era juntar a 40 artistas de menos de 40 años para celebrar el 40 aniversario de la Renwick Gallery, la sección de artesanía y artes de decorativas del Smithsonian American Art Museum. En ella se pudo ver a los «reinventores» que están cambiando la manera en que tradicionalmente se ha concebido la artesanía.Utilizando un lenguaje directo y exhaustivo, pretenden potenciar el valor de la creación de objetos, sin importar el modo en que se hagan. El énfasis, por tanto, se situaba en el proceso más que en el resultado final. De esta manera, el esfuerzo de los artistas se pone en primera plana y nos ayuda a cuestionarnos acerca de la extrema importancia que tendemos a darle hoy en día a la producción en masa de objetos repetidos.

 

Image
Andy Warhol, 20 Marilyns, 1962.
Serigrafía. 1,97 x 1,16 cm.
Colección privada.

 

Por desgracia ya no nos es posible acercarnos hasta Washington para deleitarnos con esta interesante exposición que cerró sus puertas el 3 de febrero. No obstante, sí podemos consolar nuestro malestar con la lectura de este completo manual que repasa la historia del movimiento artesanal: The Arts & Crafts Movement, de Oscar Lovell Triggs (en inglés). Si os resulta insuficiente, otra forma de consuelo a la que podemos aferrarnos es pensar que el inventor al que hacía referencia, con su audacia, ha conseguido romper con la tradición inventora española de añadir un palo a todo objeto que se cruce en su camino, si nunca lo habíais pensado, repasad la lista: fregona, Chupa Chups, futbolín, venencia (un vaso con un palo), banderillas, o incluso el cigarrillo, sin ir más lejos, que no deja de ser tabaco con forma de palo. Ahora bien, si todavía necesitáis consuelo para superar el mal sufrido por no haber podido asistir a esta exposición que yo tampoco pude contemplar, ya solo quedaría acudir al refranero popular…

Exposición: 40 under 40: Craft Futures, Smithsonian American Art Museum, Washington.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s