Locos… ¿o no tanto?

El siglo XX fue un siglo de reivindicaciones en todos los ámbitos. El arte, por supuesto, no se quedó fuera de esta tendencia, tal y como demuestra un rápido vistazo a algunas de las obras maestras del siglo. Muchos de esos cuadros o esculturas que hoy tenemos por imprescindibles hubieran sido tirados directamente a la basura sólo medio siglo antes.

Antonio Ligabue, Autoritratto - inv.177, 1954. Collezione Banca Popolare di Bergamo.
Antonio Ligabue, Autoritratto – inv.177, 1954.
Collezione Banca Popolare di Bergamo.

En esta sucesión de barreras derribadas, acaso la última y más radical fue la de llamar la atención sobre el potencial creativo de los enfermos mentales. En los años 20, el psiquiatra Hans Prinzhorn publicó La actividad plástica de los enfermos mentales, que tuvo mucha influencia sobre los artistas de la época. No es casual que los surrealistas, en su búsqueda de ese arte del subconsciente, primaran tres estados sobre todos los demás: el sueño, la locura y la infancia. Es decir, aquellos ámbitos donde no actúa la razón. Después de ellos vino en los años 50 Jean Dubuffet, que acuñó el término Art Brut para calificar sus pinturas de trazo primitivo, aparentemente libres de todo condicionamiento racional.

Salvador Dalí, Monstruo blando en un paisaje angélico, 1977. Musei Vaticani, Ciudad del Vaticano.
Salvador Dalí, Monstruo blando en un paisaje angélico, 1977.
Musei Vaticani, Ciudad del Vaticano.

El llamado “arte de los locos” (o el arte que imita al de los locos) quedó establecido, pues, como una vanguardia más. Hoy existen incluso museos dedicados a ello, como la Collection d’Art Brut de Lausana. Yo ahora me he parado a pensarlo y hay algo de esto del “arte de los locos” que no me convence del todo. Me parece perfectamente plausible que un enfermo mental pueda pintar cuadros de verdadero valor estético, pero ¿qué sentido tiene que un “cuerdo” se haga pasar por “loco”? Entiendo perfectamente que personas como Dubuffet (y Paul Klee y los surrealistas antes que él) quisieran llamar la atención sobre este tipo de expresiones, pero pienso que hoy en día esto está ya asimilado.

Mattia Moreni , Autoritratto n.5, 1988. Galleria d'Arte Contemporanea Vero Stoppioni, Santa Sofia.
Mattia Moreni , Autoritratto n.5, 1988.
Galleria d’Arte Contemporanea Vero Stoppioni, Santa Sofia.

Hay una exposición ahora mismo en el Museo d’Arte della città de Ravenna que explora este asunto en su exposición Borderline. Artistas entre la normalidad y la locura de El Bosco a Dalí, del Art Brut a Basquiat. La muestra (que estará abierta al público hasta el 16 de junio) pretende superar las rígidas barreras de los términos “arte de los locos” y “Outsider art”. Como complemento, puedes encontrar publicados en Parkstone sendos libros sobre dos de los artistas más ¿locos? de la historia: El Bosco y Salvador Dalí.

Rubén Cervantes Garrido.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s